La rosa de jericó es una planta que no necesita apenas cuidados para su cultivo. Cuando está seca, tiene forma de pelota pero una vez que le llega la humedad o agua, la rosa de jericó revive y se abre. La planta puede estar durante años en estado vegetativo y solo necesita un poco de agua para volver a vivir y abrirse. Es importante que los primeros dias despues del estado vegetativo se le cambie mucho el agua para prevenir el moho y algas que pueden formarse alrededor de la planta. Lo mejor es meterla en un cuenco redondo, tipo pecera y cambiarle el agua frecuentemente. Pasados unos dias la rosa de jericó se mostrará en todo su esplendor y tendra el color verde que debe tener cuando esta sana.

Aquí puedes comprar una rosa de jericó y cultivarla tu mismo.